Introducción
  Tratamiento
  Cronología del tratamiento
  Tratamiento de las secuelas
 
 

INTRODUCCIÓN

El labio leporino es un defecto de nacimiento que se manifiesta por una apertura uní o bilateral en el labio superior entre la boca y la nariz. Causa un problema estético y hace la alimentación más difícil.

  Labio leporino unilateral.  

La fisura palatina es también un defecto de nacimiento que consiste en una apertura en el cielo de la boca. Hay comunicación directa entre boca y nariz. Causa problemas funcionales, fundamentalmente trastornos del habla.

  Fisura palatina unilateral.  

La fisura del labio y la fisura del paladar son dos de las más frecuentes anomalías del desarrollo. Le siguen  en frecuencia las afecciones de las extremidades, como el pié equino-varo, la polidactilia, luxación congénita de caderas, etc.

Estadísticamente la frecuencia de esta malformación es de 1,8 por cada mil nacimientos.

Embriológicamente, el labio y el paladar se forman independientemente en el feto. Por tanto, podemos encontrar el labio leporino y fisura palatina por separado o conjuntamente. En el embrión normal el labio se cierra entre la 5ª y 6º semana y el paladar a los dos meses.

El labio leporino es más frecuente en niños y la fisura palatina aislada (sin labio leporino) es más frecuente a las niñas.

Las fisuras labio-palatinas, pueden ser unilaterales ó bilaterales.

De las fisuras labiales, el 9% de los casos corresponden a formas bilaterales y aproximadamente un 85% de bilaterales y un 70% de unilaterales están asociados a fisura palatina.

En las formas unilaterales, el lado más afectado es el izquierdo.

En cuanto a la etiópatogenia, sabemos que existe un cierto grado de predisposición hereditaria, pero la verdadera causa, aparte de posibles factores teratógenos (físicos, infecciones ó tóxicos), sigue siendo desconocida.